Carta pedagógica: Reglas y normas para niños de preescolar

Acompañamiento del libro: Imposible 

Todos necesitamos comprender la importancia de las reglas y las normas para convivir sanamente con nuestros semejantes. Enseñarles a los niños estos acuerdos sociales puede ser complicado a veces, pero no es una tarea imposible, más bien consiste en pequeñas acciones y ejemplos que podemos practicar diariamente, siempre con paciencia y afecto.
Algo que necesita un niño para crecer sanamente, además del cuidado y amor incondicional de sus padres, es que estos le enseñen hasta donde puede llegar, marcándole límites claros a sus actitudes. Y es que fijando límites y enseñándoles a cumplir con las normas sociales es también una manera de expresarles lo mucho que los queremos y cuánto nos importan.
La edad preescolar es ideal para fomentar las normas y convenciones sociales, ya sean reglas como modales, normas para la escuela, la convivencia con otras personas, etc. Cuánto antes sean conscientes los pequeñitos de lo que se puede y lo que no se puede hacer y cuáles son las consecuencias que derivan de sus actos, antes aprenderán a cuidarse a sí mismos y a respetar a los demás.
Es entre los 4 y los 5 años cuando los niños comienzan a reclamar mayor autonomía e independencia, desarrollando más libertad para ir y venir, jugar, escoger los juguetes que más llaman su atención, o en otras palabras, es el momento en el que descubren nuevas posibilidades de acción, tanto de manera física como social. Es la etapa en que su necesidad de autoafirmación aumenta, aumentando los episodios de rabietas cuando les niegan hacer algo que ellos quieren, cosa que no es posible siempre, y esto lo aprenden a veces después de algún episodio de berrinches, producto de la frustración que experimentan.
Este ciclo de aprendizaje de reglas y normas también les enseña a los pequeños a entrenar su inteligencia emocional, al desarrollar una tolerancia a la frustración. Puede ser después de negarles algún dulce o refrigerio fuera del horario de comida, alguna acción que los puede poner en peligro o algún capricho fuera de lugar, como querer acariciar a algún animal en el zoológico o tomar el juguete de algún otro niño.

Algunos consejos para imponer reglas a los peques en edad preescolar son:

  • Piensa qué limites necesita entender según su edad.
  • Explícale las normas con un lenguaje claro y directo.
  • Utiliza un lenguaje positivo si necesitas llamarle la atención.
  • Las reglas deben ser consistentes con tus comportamientos, tú eres su mejor ejemplo.
  • Sean coherentes en casa, no porque mamá y papá sean la autoridad en casa significa que pueden burlar las reglas.
  • Puede haber casos flexibles, es un proceso en el que todos podemos fallar un poco.
  • Evita una actitud autoritaria, esta resulta contraproducente al generar miedo en los pequeñitos.
  • Recompensa sus progresos cuando demuestren un avance.
  • Apliquen consecuencias educativas por el incumplimiento de normas, con lecciones en lugar de castigos.
  • No pierdas los estribos por una emoción momentánea, respira y piensa en que el amor hacia tu peque es mayor a la falta o pequeño error que hayan cometido.
Esta es una de las mejores formas en las que podemos enseñarles a nuestros peques a guardar la calma, haciendo muestra de nuestra inteligencia emocional a través del autocontrol. Respira profundo y piensa en lo mucho que los amas, tal vez ese jarrón roto o esas huellas de lodo en el piso recién trapeado sean motivo de alarma, pero por nada del mundo valen más que tu tranquilidad y la de tu hijo o hija. En lugar de explotar desproporcionalmente, busca una solución que sirva para generar conciencia. La reflexión es más fuerte que el miedo.
Un sistema de reglas y normas claras, bien definidas y coherentes es esencial para la educación de un pequeñito en un ambiente sano. De esta forma aprenderá qué es lo que si puede y qué es lo que no puede hacer. Es. Una de las formas como aprendemos a autorregularnos y nos volvemos conscientes de que nuestros actos tienen consecuencias inmediatas en nuestro entorno.
Un niño o niña de 4 años necesita saber los límites de su comportamiento, aprendiendo qué puede hacer y qué no, dentro de casa, en la calle, en una reunión, en el cine, durante un paseo por el parque, etc. Necesita aprender las reglas y normas que rigen la sociedad. De esta forma podrá desenvolverse de forma más libre y con confianza conforme crezca, además de mostrar mejores modales y una actitud empática y respetuosa con los demás.

 

Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos