Pequeños héroes del planeta: educando a los niños en la educación ambiental

Vivimos en una sociedad cada vez más consciente de la importancia de cuidar nuestro planeta, por lo que es fundamental comenzar a cultivar un carácter crítico y reflexivo desde la infancia para crear una generación comprometida con el medio ambiente. Los niños son esponjas que absorben conocimientos, valores y prácticas desde temprana edad, por lo que sus padres desempeñan un papel crucial en la formación de los futuros guardianes de la tierra. 
Foto gratuita los niños recogen basura en bolsas de basura en el parque
Algunos consejos para fomentar la educación ambiental con tus pequeñitos:

Exploren la naturaleza juntos


Las actividades al aire libre fomentan la apreciación del la naturaleza desde una edad temprana. Dense la oportunidad de sorprenderse ante la belleza que conforma nuestro planeta.

Implementen juegos educativos


Utiliza juegos y juguetes que promuevan la educación ambiental, como rompecabezas de animales o paísajes, libros sobre la naturaleza y juegos de reciclaje. Son una excelente opción para combinar diversión con aprendizaje. 

Fomenta el reciclaje


 Enseña a los niños sobre el reciclaje y la importancia de reducir, reutilizar y reciclar nuestros desechos. Puedes darle un enfoque creativo creando proyectos manuales con materiales reciclados. 

Huerto en casa


Si tienes espacio, considera la posibilidad de cultivar un pequeño huerto en casa. Los niños pueden aprender sobre el ciclo de vida de las plantas y la importancia de los alimentos frescos. 

Reducir nuestros desechos


Promueve en tus hijos la práctica de no desperdiciar alimentos, agua o energía. Explícales cómo con pequeñas acciones pueden hacer una gran diferencia. 

Participen en jornadas de limpieza


Involucrando a tu familia en actividades de limpieza comunitaria, como recogiendo basura en bosques, playas o parques, les muestras directamente el impacto negativo de nuestros hábitos de consumo en el medio ambiente. 
Foto grupo de niños con basura con símbolo de reciclaje en blackground blanco
La responsabilidad de los padres es la de guiar a sus hijos hacia un mejor futuro, más sostenible y consciente, en armonía con la naturaleza. Seguramente estos consejos les ayuden a fomentar una relación positiva con el entorno natural, contribuyendo al crecimiento de futuras generaciones de defensores del medio ambiente. 
En Club Libritos creemos en el poder transformador de la literatura, es por ello que queremos recomendarles dos títulos que forman parte de nuestro acervo, para que se animen en familia a conocerlos mejor y convertir a sus pequeños en agentes de cambio en tu entorno cotidiano. 

“Greta y los gigantes” (Escrito e ilustrado por Zoe Persico y Zoe Tucker)

Este título está dirigido al público preescolar y niños de hasta 8 años. Sus ilustraciones son coloridas y transportan al lector al bosque o a la ciudad a medida que avanza la trama, representando muy bien a los personajes, desde los valientes niños hasta los temibles gigantes.
Nos cuenta la historia de Greta Thunberg, una activista sueca que saltó a la fama luego de liderar una protesta frente al parlamento de su país cuando tenía tan solo quince años de edad. Narra su lucha con un lenguaje bastante amigable, siendo un libro bastante recomendable para introducir a los niños al tema.
En la parte final del cuento podemos encontrar información real sobre el impacto ambiental que tienen los contaminantes, generados principalmente por los combustibles fósiles y la producción de plásticos de un solo uso. Nos recuerda que, si bien la historia tiene un final feliz, la amenaza de la contaminación ambiental está presente en nuestro día a día. Por ello, las autoras del libro comparten una serie de acciones que los niños pueden implementar en su vida cotidiana para reducir los riesgos del impacto ecológico. Algunos consejos que llamaron nuestra atención incluyen:
  • Aprender lo más posible sobre el cambio climático, lo que proporciona a los pequeños herramientas para contrarrestarlo en sus acciones diarias.
  • Pedir a sus padres o familiares que los lleven a actividades a favor del medio ambiente, como charlas, ferias medioambientales, rallys ecológicos, campañas de reforestación, etc. Esto acerca a los niños al tema y los involucra en actividades colectivas a favor de la conciencia ambiental.
  • Utilizar medios de transporte sostenibles, como caminar, correr, andar en bicicleta o utilizar el transporte público en lugar de subirse al automóvil. Esto reduce el consumo de combustibles fósiles y disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Reducir el consumo de carne y alimentos fuera de temporada, ya que esto disminuye la generación de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
  • Cuidar los productos que consumimos y mantener su calidad. Comprar productos de mejor calidad y cuidarlos reduce la tendencia de consumir y desechar objetos en la basura. Además, facilita la reparación de utensilios, herramientas, muebles u objetos cotidianos en lugar de desecharlos.
  • Por último, recordar que nadie es demasiado pequeño para marcar la diferencia. Puede parecer que las acciones individuales no tienen un gran impacto, pero cuando trabajamos juntos, podemos lograr un cambio significativo.

 

 “La historia de Greta: la biografía no oficial de Greta Thunberg” (Escrito por Valentina Camerini e ilustrado por Veronica Carratello)

Este libro es un relato lleno de esperanza, coraje y determinación. Cuenta la historia de Greta, que es también la historia de muchos niños y niñas que se han unido a su llamado, dispuestos a luchar por un futuro mejor a pesar de la indiferencia de los adultos. Nos habla de sus grandes logros, pero también relata sus inicios como una niña callada y centrada en sus deberes escolares.
A una edad temprana, Greta escuchó por primera vez sobre la contaminación ambiental y el rápido cambio climático del planeta. Esto despertó su interés y la llevó a hacer una pregunta simple pero profunda: ¿Por qué? Cuando le explicaron que las actividades humanas generaban una huella ambiental que afectaba a la naturaleza, no pudo quedarse de brazos cruzados.
Sin embargo, Greta enfrentaba un desafío adicional: el diagnóstico del síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista que influyó en su forma de interactuar con el mundo. Esto la hizo obsesionarse con el tema y le causó angustia, ya que no podía entender por qué los adultos no actuaban ante la devastación que veía. Pero su capacidad para concentrarse intensamente en un tema la llevó a informarse y escribir un artículo que fue publicado, dándole la oportunidad de conocer a otros interesados en reducir el impacto ambiental. Ese solo fue el inicio de su lucha a favor de la disminución de contaminantes en nuestro planeta.
Al final del texto podemos encontrar algunos consejos para reducir el impacto negativo de nuestras actividades diarias. Los que más llamaron nuestra atención fueron: 
  • Limitar al máximo el uso de autos.
  • Si no hay alternativa al auto, organizarnos para compartir el viaje.
  • Disminuir nuestra dependencia a la electricidad. Para producirla se necesitan combustibles fósiles responsables de la emisión de gases de efecto invarnadero.
  • Cuidar nuestro consumo de agua.
  • Antes de comprar algo nuevo, piensa si de verdad lo necesitas. La cadena productiva de objetos desechables es una de las más contaminantes.
La educación ambiental es un valioso regalo que podemos ofrecer a las generaciones futuras. Siguiendo estos consejos y al aprender de ejemplos como Gretam, podemos ayudar a los pequeños a convertirse en los defensores del medio ambiente, cultivándoles la pasión por la naturaleza, la comprensión de los desafíos ambientales y la determinación de hacer una diferencia. 
Aunque son unos pequeñitos todavía, nunca somos demasiado pequeños para causar un gran impacto positivo en el mundo. Guiemos a los niños de hoy hacia un futuro más conciente y sostenible, donde todos seamos defensores apasionados de nuestro planeta. 
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos