Carta pedagógica: Fortalece la comunicación en casa

Cuando los niños entran a su etapa escolar se vuelven cada vez más independientes, pasando una parte de su día fuera de casa, estando en la escuela con sus amigos y compañeros. Hablar con tu peque en esta etapa es fundamental para afianzar el vínculo que los une, compartiendo ideas, opiniones y datos que consideren relevantes.
Para conseguir construir un entorno de confianza y sinceridad en familia es importante trabajar este aspecto desde que los niños son muy pequeños. Esto, además de unir a la familia, fortalece la autoestima de tus hijos. Aunque parece sencillo y natural, requiere de un ejercicio de escucha activa, empatía y ciertas dotes de comunicación.
Saber escuchar y cuándo hablar es la base de cualquier relación saludable, también entre padres e hijos. Es uno de los pilares sobre los que se apoya la familia. Esta confianza para decir lo que uno piensa, sin miedo a ser rechazado o juzgado refuerza nuestro vínculo, por lo tanto, es un aspecto que debemos poner en práctica desde las primeras etapas de desarrollo de los niños.
La comunicación nos sirve para establecer contacto con otras personas, para dar o recibir información, para expresar o comprender lo que pensamos, para transmitir nuestros sentimientos, comunicar algún pensamiento, idea, experiencia o información con otros, y para unirnos o vincularnos a través del afecto y de la empatía.
Cuando existe una buena comunicación en familia, podemos afirmar que existe una relación de compañerismo, complicidad y un ambiente de unión y afecto. Pero, lo más importante, es que hay respeto mutuo y valores bien asentados.
Esto no siempre ocurre de forma natural y es necesario establecer pautas y dinámicas
de comunicación. Antes, tendrás que aprender a hablar y escuchar a tu hijo. Te dejamos
algunos consejos para mejorar su comunicación:
  • Demuestra que estás ahí para él o ella
Demuestra una disposición para escucharle y mostrar interés por las cosas que ocurren en su vida. A veces podemos iniciar una conversación haciendo preguntas, pero puede parecer que tenemos una actitud interrogativa. Puedes comenzar contando una anécdota para cambiar esa dinámica.
  • Dialoga y evita una actitud impositiva
Conversa con tus hijos, hazles preguntas para incentivar en ellos la reflexión y escucha sus ideas atentamente. Evita opiniones cerradas o impositivas aunque no estés de acuerdo con lo que dicen, esto bloqueará la comunicación. Esta norma les ayudará a evitar y resolver conflictos.
  • Habla de ti y tus experiencias
La comunicación debe ser mutua, así que trata de abrirte, contar cómo te sientes y lo que piensas, recordando las experiencias que has pasado, de esta forma tus hijos se sentirán más cerca de ti, aprenderán de tu ejemplo y fortalecerán su vínculo emocional.
  • Practica la escucha activa
La escucha activa consiste en escuchar lo que la otra persona está diciendo, con la mente abierta, sin emitir juicios y tratando de entender sus sentimientos. En el caso de los niños, muchas veces tenemos que ver el mundo desde sus ojos, venciendo las barreras que esto implica. Practicando esta dinámica emites un mensaje bastante claro: te escucho y estoy en la disposición de aceptar tus opiniones.
  • Predica con el ejemplo
Para inculcar en tus hijos confianza, sinceridad y honestidad, debes ser su principal referente. En ocasiones podrá suponer un esfuerzo, pero es la forma en la que los niños aprenden, sobre todo cuando son más pequeños.
  • Busca tiempo para platicar
A veces la rutina diaria nos quita tanto tiempo que parece que no tenemos un hueco para sentarnos a hablar con calma. Organiza tu tiempo para destinar esos momentos para hablar con tu peque y ambos disfruten de este lazo. Pueden, por ejemplo, desarrollar una actividad juntos, como jugar al aire libre, un deporte, una actividad artística o cocinar juntos para compartir sus anécdotas del día.
  • Pregúntale sus expectativas sobre su relación
Cuando tu hijo reclame tu atención para hablar de algún tema importante para él, busca el momento adecuado para indagar qué quiere o espera de ti, descubre si es un consejo, algún tipo de ayuda, ánimos o simplemente tu compañía para sentirse escuchado.
  • Incluye sus opiniones cuando tomen decisiones en familia
Para fomentar una comunicación positiva entre padres e hijos, es importante que estos últimos sientan que su opinión es tomada en cuenta. Al momento de tomar una decisión importante, inclúyelo en la conversación y escucha lo que tenga que decir. Este gesto reforzará su confianza y autoestima.
Con ayuda de estos consejos podrás empezar a transformar la comunicación dentro de casa y asentar valores fundamentales en tus hijos, como la confianza y la sinceridad.
Cuida su relación, fomenta las formas positivas de comunicarse y ponlas en práctica a diario. Algunas veces será más complicado que otras, sobre todo conforme los niños crecen y entran en su proceso de maduración (una fiesta de hormonas y cambios de
humor), recuerda que todo esfuerzo trae beneficios consigo: tu familia estará más unida
y tus pequeños se convertirán en mejores personas.
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos