Etapas de la lectoescritura

 
 Los niveles o etapas de lectoescritura son las distintas fases por las que pasa un niño durante el proceso de aprender a leer y escribir. A pesar de que los procesos de adquisición de la lectura y la escritura se parecen, no son iguales. Su importancia radica en que permite a padres y maestros predecir qué problemas se van a producir en cada una de las etapas de aprendizaje de los pequeñitos y proponer soluciones que se ajusten a esas dificultades.
Niveles de lectura
Los niños pasan por tres etapas cuando están aprendiendo a interpretar textos escritos:
  • Etapa pre silábica
  • Etapa silábica
  • Etapa alfabética
Cada una de estas etapas se distingue por la presencia o ausencia de dos aspectos fundamentales a la hora de entender palabras o textos escritos. El primero es el aspecto cualitativo, que se refiere a cómo se interpretan los sonidos de cada una de las letras. Al identificar este aspecto, los niños se vuelven capaces de identificar las letras que forman las palabras, cuál es su sonido y en qué orden están presentes.
El segundo aspecto es denominado cualitativo. Se refiere a la forma escrita de las palabras, cuántas letras la conforman y si es que su representación escrita es larga o corta. Así, durante la etapa pre silábica, los peques no dominan ninguno de los dos aspectos, al entender el cuantitativo avanzan hasta la etapa silábica, mientras que la alfabética se alcanza cuando son capaces de comprender ambos aspectos.
  • Etapa pre silábica
El primer nivel de lectura surge cuando un niño intenta interpretar el significado de una palabra escrita, pero no es capaz de reconocer cómo suenan las letras ni cómo se expresan de manera escrita. Suelen inventar el significado de lo que observan escrito, haciendo uso de su imaginación. Por lo general, atribuyen la idea de que las palabras largas son respectivas a objetos grandes, y las cortas a cosas pequeñas. 
  • Etapa silábica
Esta etapa se alcanza cuando los pequeños comprenden el aspecto cuantitativo de la lectura, es decir, cuando diferencian el tamaño de una palabra escrita. Como todavía no entienden el significado de las letras, deducen que una palabra representa cualquiera de las que conoce. Por ejemplo, si ven escrita la palabra “autobús” pueden interpretar que significa algo tan diferente como “barco” o “pescado”.
La principal diferencia entre el segundo nivel y el primero es que el niño intenta leer las palabras, en ocasiones intentando seguir las letras con el dedo y dividiéndolas por sílabas. Así aparece la primera intención de interpretar un texto escrito en lugar de inventar su significado.
  • Etapa alfabética
Una vez que el peque domina el aspecto cualitativo de la lectura, siendo capaz de distinguir las letras e interpretarlas. De esta forma, por primera vez repasarán un texto con la intención de leerlo, identificando sus letras y sabiendo como suena cada una. A partir de este punto, el aprender a leer será solo cuestión de tiempo.
Los niveles de escritura 
Las etapas que atraviesan los niños al aprender a escribir son prácticamente las mismas que las de los niveles de lectura, debido a que los retos son muy similares en ambos casos. Sin embargo, en el caso de la escritura se suele hablar de un nivel anterior al pre silábico, conocido como concreto. Así, los cuatro niveles de escritura son el concreto, el pre silábico, el silábico y el alfabético.
  • Etapa concreta
Esta etapa sucede cuando un niño no comprende en absoluto el funcionamiento de la escritura ni la forma de las letras, pero quiere empezar a imitar la manera de plasmar textos que observa en los adultos. Así trata de imitar letras, haciendo dibujos que pueden no guardar relación alguna con las palabras que intenta representar, incluso ni siquiera guarden relación con las letras del abecedario.
  • Etapa pre silábica
Durante esta etapa los peques aprenden a reconocer algunas letras, aunque no conocen su significado completamente. Sin embargo, comienzan a entender que cada letra representa un sonido diferente y tratan de plasmarlas individualmente. Utilizan distintas combinaciones de letras para intentar representar palabras, pero todavía lo realizan al azar, repitiendo letras o acomodándolas sin sentido.
  • Etapa silábica
En este nivel, los niños siguen sin conocer exactamente el sonido que representan las letras cuando están juntas, en una palabra, pero tratan de deducirlo utilizando lo que conocen para representar sílabas separadas. Por ejemplo, pueden creer que la letra “M” se lee siempre como “ME” o como “MA”. Por lo tanto, en esta etapa, los peques son capaces de dividir las palabras en sílabas y comenzar a aproximarse a una escritura apropiada de las mismas, aunque aún no dominan la relación entre lo escrito y los sonidos que pretenden representar.
  • Etapa alfabética
Esta etapa se alcanza cuando los pequeñines aprenden el sonido que representan las letras del abecedario, incluso al combinarse con otras, siendo capaz de utilizarlas de manera adecuada. A partir de aquí, los detalles que habrá que corregir estarán relacionados con la caligrafía, ortografía y gramática, pero ya no con el proceso de escritura en sí.
Las etapas caligráficas
Además de las etapas de maduración de lectura y escritura, existe también un proceso de maduración ligado a estas dos habilidades, y tiene que ver con la calidad de la caligrafía, o sea, la claridad y estética de su escritura. De igual manera se clasifica en 3 etapas. 
  • Pre caligráfica
Cuando los niños aprender a escribir y lo hacen letra por letra, despacio y con algunos trazos rotos, arqueados, temblorosos, chuequitos y con líneas que difícilmente llegan a ser rectas.
  • Caligráfica infantil
Los niños y las niñas muestran mayor soltura al escribir, comenzando a hacerlo de una forma que los caracteriza y diferencia de otros. Su escritura se vuelve más ligera y fluida, con líneas más rectas y espaciadas, distribuidas correctamente.
  • Post caligráfica
En esta etapa, los niños dominan la escritura pudiendo hacerlo más rápido. Tienden a modificar detalles o adornos de las letras para darles un note distintivo. Es recomendable dotar a los niños de cuadernos de caligrafía para reforzar su motricidad fina y fomentar su concentración, de esta forma el trazo de su caligrafía mejorará, haciendo que sus trazos sean más finos y entendibles, en el caso de peques con letra fea o a quienes les cuesta mejorar este aspecto de su escritura.
Comprender las fases del desarrollo de la lectoescritura es importante para padres e hijos, pues les proporciona una guía para entender el proceso de aprendizaje de los niños en cuanto a los procesos de leer y escribir. A través de estas frases es como los peques van adquiriendo las habilidades necesarias para interpretar y expresarse a través de un lenguaje escrito. 
El conocimiento de estas etapas, sobre todo la etapa caligráfica, refuerza la importancia del desarrollo motriz fino para el desarrollo de la escritura en los niños. Comprenderlos y apoyarlos en este proceso les dará mayor seguridad de trazar un sólido y exitoso camino hacia la alfabetización, permitiéndole a los pequeñitos no solo dominar la lectura y la escritura, sino también desarrollar su creatividad, sus capacidades de expresión y sus habilidades comunicativas.
    Regresar al Blog

    Conócenos más, síguenos en Instagram

    #SomosClubLibritos