Carta pedagógica:Ejercicios de relajación para niños en edad preescolar

Existen diversas técnicas de relajación, incluso puede que hayas aplicado alguna en casa en un momento de tensión o estrés. Los niños, así como sus padres, también pueden atravesar periodos de nerviosismo o estrés, por lo que también puede que necesiten relajarse. En una sociedad como en la que vivimos actualmente, ser capaz de relajarse es necesario para preservar nuestro bienestar físico y mental.
Los métodos de relajación no sólo son buenos y funcionan en adultos, sino que también son excelentes para los niños. De esta forma pueden:
  • Mejorar la calidad de su aprendizaje
  • Aumentar la calidad del sueño
  • Prevenir crisis de asma
  • Vencer la timidez
  • Fomentar la concentración y la atención
  • Bajar el nivel de ansiedad y estrés
  • Controlar TICS
  • Moderar el tartamudeo
No son pocos los beneficios, y tampoco los únicos. Te ayudaremos a descubrir diversas técnicas para ayudar a los pequeñitos de casa en edad preescolar a relajarse.

Técnica del Globo

Pediremos al pequeñito que imagine que es un globo. Ha de respirar profundamente hasta que llene completamente sus pulmones y no pueda entrar más aire. A continuación, exhalará el aire muy despacio. Repetirá este ejercicio varias veces. Es ideal para niños con TDAH.

Técnica de la tortuga

El niño fingirá ser una tortuga. Se colocará boca abajo y le diremos que el sol está a punto de esconderse y la tortuga debe ir a dormir, por ello tendrá que encoger las piernas y brazos poco a poco, despacio, hasta ponerlos bajo su espalda, que será su caparazón.
Después, le diremos que ya es de día y la tortuga debe emprender un viaje, por lo que deberá estirar brazos y piernas despacio.

Técnica de la hormiga

Le explicamos al pequeñito que tendrá que hacerse chiquito y mover las piernas y los brazos como si fuera una hormiga. Cuando lo haga, le pedimos que relaje sus músculos y poco a poco se convierta en otro animal, adoptando una postura característica del
mismo. Le ayudaremos a darse idea sobre las diferentes posturas que podrá tomar y lo que tiene que hacer.
Estos ejercicios están basados en garantizar una buena respiración que pueda tranquilizar al niño y a relajar sus músculos. Pueden intentar otros ejercicios, como
masajes relajantes, yoga para niños o viajar a lugares tranquilos.
Ayudar a los niños a aprender técnicas de relajación desde una edad temprana es una herramienta valiosa para manejar el estrés y la frustración, para de esta manera promover su bienestar emocional a través de actividades divertidas y creativas.
Cada niño es único y puede tener preferencias distintas, por lo que es importante explorar estas técnicas y adaptarlas según las necesidades e intereses individuales que manifiesten. Con el tiempo, estos ejercicios se volverán herramientas comunes que podrán ayudarles a lidiar con situaciones estresantes, pudiendo cultivar una mentalidad tranquila y equilibrada.
Aprovecha estos años de la infancia para establecer una base sólida de bienestar y cuidado personal en tus hijos. Al enseñarles a relajarse y encontrar la calma, les estás proporcionando una valiosa herramienta para su crecimiento y desarrollo saludable.
¡Disfruten juntos de estos momentos de relajación!
¡Hasta la próxima, Lectorcitos!
- Con cariño, Club libritos.
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos