Carta pedagógica: Desarrollo emocional en la etapa preescolar

Los pequeñitos que se encuentran en su edad preescolar (comprendida entre los 3 y los 6 años) crecen y se desarrollan a un ritmo muy distinto que los bebés, ya que durante sus primeros añitos el aumento de talla y peso es muy frecuente, así como la aparición y aprendizaje de habilidades motrices. En el caso de los pequeñitos de 3 años o más, estos cambios siguen ocurriendo aunque a un ritmo no tan acelerado. Sin embargo, podemos percatarnos de una maduración más rápida en sus habilidades cognitivas y emocionales. 
Es muy importante que los padres sean conscientes del desarrollo emocional en los niños. Durante esta etapa de sus vidas, los pequeños están aprendiendo a identificar y expresar sus emociones, por lo que el papel de sus papis es fundamental en el desarrollo de su inteligencia emocional. 
A continuación, te presentamos algunos consejos que pueden ayudarles en casa para fomentar un correcto desarrollo emocional en tus hijos: 
Fomenta la expresión de sus emociones. Es muy importante que permitamos a los niños expresar sus emociones, aunque estas sean negativas. Escúchalo cuando se muestre triste o enojado, de esa manera lo haces sentir comprendido y acompañado. 
Enséñale a identificar sus emociones. A medida que tu pequeño crece puede ir identificando sus emociones de acuerdo a sus experiencias, de esa manera las dota de un significado, aunque muchas veces es probable que le cueste descifrarlas por la intensidad del momento. Puedes ayudarle preguntándole si quiere hablar al respecto e identificar qué lo hace sentir así. 
Muestra tu empatía. La empatía es fundamental para el desarrollo de los niños. Trata de ponerte en su lugar y entender cómo se siente en determinadas situaciones para darle un acompañamiento adecuado. 
Construyan un modelo emocional positivo en casa. Los niños aprenden mucho a través de la imitación, por lo que es importante que sus padres signifiquen un modelo emocional positivo. Manejen los conflictos en pareja, de manera franca y como un equipo, de esta manera le muestran a sus hijos que es posible manejar las emociones de una manera saludable. 
Fomenta el diálogo en familia. Ofrécele un espacio seguro a tu hijo para hablar sobre sus emociones, sobre cómo pueden influir en el comportamiento de una persona y cómo esas decisiones tienen una repercusión en su vida. Pueden plantear situaciones imaginarias para preguntarle cómo se sentiría o si es que ha experimentado alguna situación similar. 
El desarrollo emocional es un proceso gradual que se inicia en la primera infancia y continúa conformándose durante toda la vida. Tu papel como mamá o papá es el de incentivar a los niños a desarrollar una inteligencia emocional saludable. Al promover la expresión de sus emociones, su identificación, la aplicación de la empatía, así como mostrando un buen ejemplo emocional en casa e impulsando el diálogo en familia estarás dándole las herramientas necesarias para crecer en un ambiente sano y feliz. 
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos