Carta pedagógica: ¿Cómo incentivar el hábito de la lectura según la etapa de tu pequeño/a?

Sabemos que la lectura nos hace más empáticos, sensibles y solidarios, sabemos también que nos ayuda a ampliar nuestro vocabulario y que estimula el desarrollo de los pequeños, su creatividad e imaginación, pero quizá nunca nos hemos detenido a pensar que incentivar la lectura es, ante todo, un acto de amor.
La lectura es un momento de vínculo entre padres e hijos y un facilitador cuando queremos abordar un tema difícil.
Es un legado invaluable que hacemos a nuestros pequeños y que formará parte de su persona y le permitirá forjar su carácter y elegir sus ideales.

La lectura de los 0 a los 3 añitos: El mundo a través de los libros.

Los primeros tres años de vida de nuestros pequeño/as son clave para su desarrollo futuro. Su cerebro está en constante absorción del mundo que los rodea, por eso en esta etapa los libros suelen concentrarse en temas como los colores, los oficios, números, objetos, animales... Y los chiquitos están ansiosos por conocer todo cuanto se pone delante de su visión.
Los libros de cartoné son ideales para evitar que se dañen y para ayudar a los pequeños a pasar las páginas de forma más sencilla,
Tip: Deja que tu chiquito/a abra y cierre los libros tantas veces como desee. No esperes que el tiempo de lectura sea algo continuo, sino más bien deja los libros siempre a su alcance y permite que juegue con ellos. En esta etapa el "leer" es más bien un jugar con el libro y conocer lo que ahí aparece. También es un buen hábito leer un libro antes de dormir, permítele que sea él/ella quien lo elija y platiquen juntos lo que van viendo.

La lectura de los 3 a los 6 años: Había una vez... y otra vez...

En esta etapa el cerebro de los pequeños va a mil por hora. La línea entre la fantasía y la realidad puede ser algo difusa, por eso muchas de las historias favoritas a esta edad son protagonizadas por animales que hablan o socializan tal como los humanos. El juego forma parte importante de su día, es su forma de comprender y reproducir el mundo que los rodea. Ya que la socialización es muy importante en esta etapa de su desarrollo, los libros que hablen sobre amistad, respeto, tolerancia, trabajo en equipo, paciencia y demás habilidades sociales son siempre una buena opción.
Tip: Busca ofrecerle libros ilustrados, de textos breves, para que puedan leerlos completos de una sentada (ya sea que tú le leas o que él/ella lo haga por sí mismo/a). No te agobies si a pesar de tener varios libros, tu pequeño/a te pide siempre el mismo, la repetición es una forma de comprender mejor, de poder anticiparse, ya que lo conoce y sabe lo que pasará, y también le encanta sentir que puede leerlo solito/a, iya que seguramente se lo terminará aprendiendo de memorial

La lectura para niños de 7 a 10 años: Pequeños no tan pequeños.

En esta etapa los pequeños ya saben leer de forma independiente y se comunican con facilidad. Están llenos de imaginación, creatividad y energía, además de que comienzan a preguntar ¿por qué? de una forma más profunda, para poder entender el fondo de las cosas que suceden. Sus gustos son ya más definidos y su visión del mundo comienza a ser más crítica
Los pequeño/as en esta etapa ya disfrutan de leer sus propios libros, y ya que su pensamiento racional es más complejo, los libros con interrogantes o desafíos pueden ser más atractivos que antes. La amistad, aventura, suspenso y diversión son parte importante de las historias que más les gustan.
Tip: Aunque tu pequeño/a sepa ya leer por sí mismo/a no dejes de leerle. Hacer de la lectura una actividad en familia reforzará el hábito y formará en la mente de tu pequeño/a el sentimiento de alegría y cariño que más adelante, cuando sea un adulto, volverá a sentir cada vez que abra un libro.
Ahora que ya sabes cómo incentivar la lectura en cada etapa de la infancia encuentra en el día esos momentos que les permitan sacar un libro y leer en familia.
iHasta la próxima, Lectorcitos!
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos