Carta pedagógica: Por un mundo más empático

¿Qué es la empatía?
En general, la empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. En otras palabras, es poder comprender los deseos, emociones y miedos de otra persona. Porque todos tenemos esos sueños y esos miedos que nos acompañan durante la vida.
Además, ¡La empatía suele ser una de las características de aquellas personas que hacen muchos amigos! Principalmente, aquellos que se ganan el respeto y la admiración de quienes los rodean.
La empatía es uno de los rasgos más importantes a desarrollar para tener un mundo mejor. Con personas que sepan comprender a los demás, con líderes que puedan ponerse en los zapatos de su gente y también en los de quienes no son su gente, ¿No tendríamos un mundo con más paz y armonía?
Y como los pequeños son el futuro…
¿Cómo trabajar la empatía con los niños?
La empatía, como cualquier otra habilidad, no se desarrolla de la noche a la mañana. El músculo de la empatía es un músculo que necesita ejercitarse día con día.
La escuela, en particular, suele ser un gran lugar para fomentar la empatía entre los más pequeños. Esto se debe a que, en el ambiente escolar, se fomenta que los niños interactúen y convivan con personas de diferentes etnias, nacionalidades, grupos sociales, religiones y mucho más.
¡Y eso seguro traerá mucho aprendizaje para todos ellos!
Sin embargo, la familia es el inicio de todo desarrollo, por eso te dejamos algunos consejos para trabajar la empatía en casa.
Recuerda, el ejemplo arrasa
La empatía comienza en casa. Pon atención a la empatía que tú das a tu chiquito/a. La empatía que das a las personas que tienes a tu alrededor. A la gente que te
ayuda en casa, a la familia...
Los niños que conviven con adultos empáticos suelen ser los que desarrollan este rasgo más fácilmente. Entonces, un buen primer paso para trabajar la empatía con los niños es ser una persona empática.
¡Y dejando que los más pequeños noten este comportamiento!
Para comprender las emociones de los demás primero hay que comprender las propias
Busca trabajar con tu pequeño/a las emociones para que pueda identificarlas cuando las siente y así después verlas reflejadas en los demás.
  • Felicidad
  • Miedo
  • Tristeza
  • Celos
  • Frustración
  • Euforia
  • Ansiedad
  • Entusiasmo
Son solo algunas de las emociones que tu pequeño/a puede experimentar en su vida diaria y que puedes ayudarle a reconocer.
Escucha siempre lo que tu pequeño/a tiene que decir
Es fundamental que sientan que pueden compartir todas sus alegrías contigo, así como sus tristezas. Así que siempre busca escuchar atentamente.
De esta forma, acoges sus sentimientos, poniendo en práctica la empatía. ¡Y además de crear un ambiente seguro y protegido en la familia, les enseñas a escuchar las aflicciones de los demás también!
¡Los libros siempre son un aliado para la empatía!
¿Apoco creías que íbamos a terminar esta carta sin mencionar a los libros? ¡No! Estamos convencidos de que la lectura, además de ser un momento en familia ideal para trabajar las emociones, el acercamiento y el cariño, ¡Los libros son un canal increíble para fomentar la empatía!
Cuando lean juntos, promueve las preguntas y el análisis. 
¿Qué crees que está sintiendo el personaje? ¿Cómo te sentirías tú? ¿Crees que esto hizo sentir bien o mal al otro personaje? ¿Te parece que está siendo empático? ¿Cómo podría mejorar?
No es necesario ir muy lejos para ayudar a nuestros pequeño/as a desarrollar la empatía. ¡Un libro siempre será de gran ayuda!
Gracias por ser esa mamá, papá, tío o abuelo ocupado del desarrollo integral de tu pequeño/a. ¡Es un honor que seas parte de Club Libritos!
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos