Carta pedagógica: El poder de las palabras

¿Cómo comunicarte mejor con tu pequeño?
La forma en la que le hablamos a los niños marca la pauta de su voz interior. La manera en la que les hablamos cuando son pequeños se convertirá en la forma en la que ellos se hablarán a sí mismos cuando sean mayores, ¿lo sabías?
Te platicamos 4 formas de comunicarte con tu pequeño para favorecer una buena
autoestima:
1.No lo etiquetes
Muchas veces podemos juzgar o poner una etiqueta a nuestros hijos de forma inconsciente. "Eres muy desordenado", "pero qué necio", "no seas bobo"... Recuerda que nosotros somos la máxima y más fiel referencia para nuestros pequeños, y lo que decimos es ley para ellos. Siempre que estés por emitir un comentario que conlleve un adjetivo calificativo, detente un momento y piensa si lo que vas a decir lo etiquetará de forma negativa. Una frase que nos gusta mucho y que puedes usar como referencia es: "Si comienza con eres, y no es un halago, entonces es un insulto". Tu pequeño/a está apenas descubriendo su lugar en el mundo y definiendo su persona, si tú, que eres lo más importante para él/ella, le estás diciendo que es un desordenado, entonces él lo tomará como una verdad y se encasillará a sí mismo como alguien desordenado.
  1. Menos elogios y más aliento
Cuando decimos que no lo etiquetes negativamente tampoco nos estamos refiriendo a que brinques al otro extremo: el elogio desmedido. Los pequeños deben de saber que estás ahí para ellos, que valoras su esfuerzo y que estás orgulloso/a de lo mucho que van logrando, pero eso no significa que nos pasemos la vida bañándolo en halagos. Si siempre le dices
que lo hizo increíble, que es él/la mejor y que todo lo que dice o hace es extraordinario, tu
pequeño puede comenzar a desconfiar de la veracidad de tus palabras o quizá también
creer que ya no necesita mejorar, puesto que ya hace todo perfecto. Prueba mejor a hacerle
saber lo mucho que aprecias su esfuerzo y tenacidad, así como destacar las cualidades
que ves en él/ella, en lugar de resaltar demasiado el error.
  1. Sinceridad como pilar de familia
El valor de la sinceridad es muy importante para el desarrollo de los pequeños. Ellos deben de poder confiar incondicionalmente en tus palabras y aprender que mentir no es opción. Busca hablarles siempre con la verdad, adecuando la información y vocabulario de acuerdo a su edad. Tu sinceridad les dará la seguridad de enfrentar el mundo al tener la confianza de dónde están parados y cómo funcionan las cosas y las personas.
  1. Límites con amor
Muchas veces cuando pensamos en límites pensamos en alguien gritando, en una lucha familiar, estrés y agresividad, pero la verdad de los límites, si los establecemos y comunicamos con amor, es que son seguridad y definición de la persona. Cuando decimos a nuestros pequeños "en esta casa no se dicen groserías" o "nosotros siempre respetamos a los demás", estás marcándole una pauta de lo que él/ella es o debe de ser y eso refuerza su identidad.
Es importante que una vez establecidos y negociados los límites, estos se cumplan por ambas partes. Si en algún momento tu pequeño no los respeta, gritar y amenazar no servirá de nada ya que este comportamiento no aporta información importante a tu pequeño y solo logrará tensar la situación. Trata de comunicar tu punto de vista y la información necesaria siempre de forma respetuosa y amable, explicando los motivos y las consecuencias naturales (que no amenazas) que pueden suceder cuando los límites no se cumplen, por ejemplo: si tu pequeño se apresura a cruzar la calle sin darte la mano antes,
cuando así lo habían definido, explícale que no respetó las reglas que habían establecido
y que su comportamiento puede ocasionar un accidente que podría ponerlo en peligro, en lugar de decirle a gritos "la próxima vez que hagas eso te quedas sin ver televisión una semana".
Siempre es posible tomarnos un momento para pensar lo que vamos a decir y darnos el
tiempo de hablar desde el cariño y la comprensión. Recuerda que las palabras que hoy le
dices a tu pequeño/a moldearán su personalidad y se convertirán en su voz interior. Tú
tienes en tus manos el poder de definir el futuro tono de su diálogo interno.
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos