5 tips para mantener la rutina de verano durante las vacaciones

Las vacaciones de verano son un período esperado con ansias tanto por niños como por adultos. Sin embargo, el relajo de la rutina habitual puede hacer que ciertas prácticas beneficiosas, como la lectura, queden en segundo plano. Mantener el hábito de la lectura durante el verano es esencial para el desarrollo intelectual y emocional de los niños. Además, a los pequeños que están ya en edad escolar, les ayuda a mantener sus habilidades lectoras, que muchas veces tienden a tener un pequeño retroceso cuando se dejan de lado durante tanto tiempo. Te dejamos algunos consejos para que la lectura siga siendo parte de su verano, ya sea que se queden en casa o salgan de vacaciones.

Si te quedas en casa:

  1. Establece un Horario de Lectura:

   Define un momento específico del día dedicado a la lectura. Puede ser por la mañana, antes de la hora de la siesta o como parte de la rutina de irse a la cama. La consistencia ayudará a los niños a mantenerse en el hábito. 
  1. Crea un Espacio de Lectura Invitante:

   Organiza un rincón de lectura especial en casa. Puede ser tan simple como una tienda de campaña con cojines, una lámpara y algunos de sus libros favoritos. Hacer de la lectura algo especial puede motivar a los niños a participar más activamente.
  1. Participa en Programas de Lectura:

   Muchas bibliotecas locales ofrecen programas de lectura de verano con actividades y premios que motivan a los niños a seguir leyendo. Esto puede ser un gran incentivo para que sigan comprometidos con la lectura.
  1. Incluye Libros Sobre Intereses Actuales:

   Escoge libros que se alineen con lo que tus hijos disfrutan o lo que están aprendiendo. Si les gusta la naturaleza, opta por libros sobre animales o plantas. Relacionar la lectura con sus intereses puede hacerla más atractiva.
 
  1. Lee Junto a Ellos:

   Convierte la lectura en una actividad familiar. Lee libros en voz alta o discute con ellos lo que cada uno está leyendo. Esto no solo mejora las habilidades de comprensión y crítica, sino que también refuerza el vínculo familiar.
 

Si sales de vacaciones:

  1. Lleva Libros Contigo:

   Asegúrate de empacar algunos libros o un e-reader. Los libros son compañeros de viaje ideales para largos trayectos en coche, avión o tardes relajadas en la playa o la montaña.
  1. Aprovecha las Aplicaciones de Lectura:

   Si el espacio es limitado, las aplicaciones de lectura pueden ser una excelente opción. Muchas ofrecen una variedad de libros a tu alcance, ideales para mantener a los niños ocupados y aprendiendo durante el viaje.

 

  1. Encuentra Tiempo para Leer:

   Aunque estés de vacaciones, intenta encontrar momentos tranquilos donde los niños puedan sentarse y leer. Después del almuerzo o antes de dormir son buenos momentos para relajarse con un buen libro.
  1. Explora Bibliotecas Locales o Librerías:

   Si estás en un lugar nuevo, visita la biblioteca local o una librería. Muchas veces tienen secciones especiales para niños donde pueden descubrir libros nuevos o participar en actividades de lectura.
  1. Diario de Vacaciones:

   Anima a tus hijos a llevar un diario de sus vacaciones y leer sobre los lugares que visitan. Esto no solo mantiene la práctica de la lectura y escritura, sino que también enriquece su experiencia de viaje.
Mantener una rutina de lectura durante las vacaciones de verano no tiene por qué ser un desafío. Con un poco de planificación y creatividad, tanto en casa como en el camino, puedes asegurarte de que la lectura siga siendo una parte divertida y enriquecedora del tiempo libre de tus hijos. ¡Feliz lectura de verano!
Regresar al Blog

Conócenos más, síguenos en Instagram

#SomosClubLibritos